jueves, 6 de septiembre de 2018

Fundación Cantalao: El gran proyecto de Neruda que nunca se concretó

Este año se estrenó el documental “Cantalao, el secuestro de un legado”, del director Diego del Pozo, el cual aborda la historia del gran proyecto que el poeta y Premio Nobel de Literatura chileno, Pablo Neruda, tuvo durante su vida y que, tras su muerte en septiembre de 1973, fue totalmente ignorado y olvidado por las personas que quedaron a cargo de su legado.

Se trata de una idea que siempre entusiasmó mucho a Neruda. De hecho, la menciona varias veces en distintos artículos de prensa de la época -a partir de la década del ’60-, donde fue dando a conocer el espíritu y el cuerpo de la que sería su Fundación “post mortem”, para la cual ya tenía adquirido el terreno donde se emplazaría y en donde incluso levantó una pequeña cabaña con un ancla -a modo de “primera piedra”-, que más de una vez fue saqueada por delincuentes comunes, según contó el mismo escritor en su columna de la revista “Ercilla”.

En líneas generales, la Fundación Cantalao consistía en la habilitación de una casa que sirviera de alojamiento a escritores jóvenes de Chile y Latinoamérica, para que pasaran un año trabajando sus respectivas obras -becados- en sus dependencias, ubicadas en Punta de Tralca, localidad ubicada en el litoral comprendido entre Valparaíso y San Antonio, muy cerca de Isla Negra.

Para Neruda, ese sería su único y gran legado. Y es que, según confirman varios de sus cercanos, el poeta jamás tuvo en mente convertir sus casas en museos. Todas sus energías estuvieron puestas, siempre, en Cantalao. En ese sentido, el documental de Diego de Pozo cumple dignamente con dejar una constancia de esta vulneración impune realizada hacia la voluntad del poeta, en la cual, dejando la inocencia de lado, podemos advertir claramente una intencionalidad política.

Seguir leyendo aquí