miércoles, 2 de abril de 2014

Antología La Plata Spoon River

Saludamos la presencia de nuestro compañero Absalón Opazo en esta antología, dedicada a la memoria de las víctimas de las inundaciones de la ciudad de La Plata, en abril de 2013. En esa ocasión, las autoridades mostraron una total inoperancia e incluso trataron de ocultar la lista real de fallecidos. La antología nace entonces justamente para hacer justicia con el número real de víctimas y denunciar las sucias maniobras del poder para con la gente, para con el pueblo, en un tema tan sensible como un desastre natural.

Publicado por los compañeros de Ediciones de La Talida Dorada de la ciudad de La Plata, en su colección Los Detectives Salvajes.

BREVE COMENTARIO
(Extraído del diario El Día de La Plata, www.eldia.com.ar)

“La antología que aquí presento -nos dice Axat desde el prólogo- nace como destello la mañana del 5 de abril, mientras ayudaba a llevar alimentos y colchones a familias damnificadas que habían perdido todo menos la esperanza. Continuó tomando forma en mi cabeza por la tarde, camino a la Morgue para colaborar con un juez que buscaba dar con la verdadera cifra de personas fallecidas como consecuencia del temporal. Finalmente adoptó entidad en mi casa, la noche de ese mismo día, frente a un libro que había leído hacía ya tiempo, y al que volví empujado por aquellas circunstancias. Me refiero a Spoon River Anthology, del poeta y abogado Edgar Lee Masters”.

Así como el poeta norteamericano se valió de una voz poderosa y plagada de una profunda e inquietante resonancia para, a través de epitafios apócrifos, transmitir la irrisoria vanidad de vidas anónimas que se perdieron con el tiempo, el poeta platense se anima al reto y se permite darle voz a todos aquellos que precisamente la perdieron. ¿Qué tenía que ver Spoon River Anthology con la inundación del 2 de abril?”, se pregunta Axat, y busca algunas respuestas: “La antología que pensé tenía que retomar el punto de partida del epitafio, y relacionar el agua con la poesía y la voz de los muertos. La convocatoria consistió en antologar voces siguiendo la manera de Lee Masters. Escogí a muchos platenses que padecieron el temporal, pero también fui a buscar al interior del país, autores conocidos y otros no tanto. Seleccioné poetas de Chile, Colombia, Perú y Brasil quienes tenían conocimiento de lo que había ocurrido en La Plata. A cada poeta le pedí que sea la máscara de un “otro”, pero desde sus obsesiones. Cada poema experimentaría el verso libre y llevaría como título el nombre y apellido de alguna de las víctimas del temporal del 2 de abril hasta donde la justicia las hubiera computado. En este caso no se inventarían epitafios de personas imaginarias enterradas en un supuesto cementerio de un conjetural pueblo llamado Spoon River. El riesgo de algo demasiado real surgía como inversión y base de la Antología La Plata Spoon River”.

Voces, recuerdos, un tono polifónico que se repite como un mantra y miradas que se sumergen en el desastre y retratan el dolor con la máscara que pueden. El resultado es un mosaico donde los registros son tan distintos como idénticos en su despedida, en su final. Un cuidado -y admirable- trabajo de reconstrucción poética que el propio Axat define mejor que nadie: “Como en el romanticismo, los poetas se convierten en médiums, hablan por los muertos que quedan boyando, antes de irse a un más allá. Traen el mensaje velado hacia el más acá, y susurrando a los vivos tratan de poner ciertas cosas en su lugar. Es en algún punto que los poemas pierden aquello que los diferencia, y no son más que una sola voz”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario